Welcome Login
Cuerpo saludable / 0 Comments / 159 Views

El Auto Cuidado en el Tiempo de la COVID

23 julio / 2020

El Auto Cuidado y el Aumento de Peso

¿Has estado aumentando de peso?

El otro día recibí un mensaje de una de nuestras comadres por Facebook que me dijo, “¡Ayúdame!  He subido un montón de peso y estoy desesperada.  ¡No me soporto en el espejo! ¿Qué voy a hacer? »

Era un suplico cómo de la historieta de la Doctora Corazón de antaño. ¡Ayúdame, Doctora Corazón!

Nada más que la Doctora Corazón se dedicaba a reparar corazones rotos. Pero, palabra — ¡que la COVID nos está rompiendo el corazón!

El tiempo de la crisis de la COVID va a ser unas de las épocas más duras por las cuales vamos a pasar. Esta enfermedad está destruyendo a las vidas de miles de nuestros hermanos y hermanas indígenas, latinas y negras.

¡Les enviamos el pésame a nuestros hermanos y hermanas en Texas!  ¡La Florida! ¡Arizona! ¡Igual que a nuestros hermanos y hermanas navajo!

Impacto fatal

Desafortunadamente, el impacto de la COVID en nuestras comunidades de color tiene mucho que ver con las injusticias que existen en nuestra sociedad. Esta pandemia es una crisis de salud pública, pero el racismo también es una crisis de salud pública y las dos cosas se han cruzado en una manera fatal.

El racismo y la desigualdad en el campo de la salud se ha vuelto en una pesadilla de proporciones gigantescas. El movimiento de Black Lives Matter estalló y llevaron la causa por la justicia a las calles y a nuestras pantallas. Llegamos al punto de explotar.

Estos son tiempos difíciles y angustiosos.  Muchas de nosotras nos estamos consolando con comer más, lo cual es completamente comprensible.  Pero estamos consumiendo fritangas, chatarra y chicharrones, como si nuestra vida dependiera de ello.  Como si no tuviéramos otra opción.

¿Y quién te culpa?   ¿Qué no estás cuidando a un montón de gente en este momento, Super-Mujer?  ¡Apuesto a que sí!  Apuesto que estás trabajando fuera de tu casa y por dentro también, cuidando a toda tu familia, hijos, marido, mamá, etc., y para el colmo ni siquiera has podido ir a cortarte ni pintarte el pelo, ni a hacerte el manicure.

Hablo por experiencia. ¡Deberías ver mi pelo Estilo Covid! ¡Dios me salve, María!  Y tú sabes tan bien como yo que no me veo “distinguida” con este Look.  ¿Para qué hacernos las tontas? Te juro que ¡parezco que tengo 69 años!   (¡Ay, dios! ¡Espera!  Los acabo de cumplir.)

Pero aquí está la cosa, ¡Amiga!   Ya lo he dicho antes y lo diré otra vez, porque a mi edad se llega a repetir uno: ¡Los chicharrones son muy traicioneros!  Se vuelven en contra de ti como un mal novio. No importa lo símpáticos que se vean al lado de tu Michelada, no son tus amigos.  De vez en cuando, como en la posboda de tu primo, está bien botanear con unos cuantos chicharrones.  ¡Qué ricos! ¡Aviéntate! Pero entrar en el hábito de comer chicharrones y comida chatarra así no más porque sí, no es recomendable.

¡Seamos francas! ¿Estás renunciando a la dieta?

(Quiero que la respuesta sea, que «sí”.)

No hay mal que por bien no venga

Durante tiempos difíciles como estos, a veces suceden cosas buenas. Como dice el dicho, «no hay mal que por bien no venga». El cambio puede ocurrir.  Así que tal vez las mujeres finalmente dejaremos de ponernos “en dieta”.  Tal vez mujeres como tú y yo, viejas y jóvenes, abuelas, tías, hijas, comadres, hermanas y madrinas diremos, “Ya basta con las mentadas dietas,» y empecemos a cuidar de nosotras mismas verdaderamente.

Últimamente, en De Las Mías hemos estado publicando contenido sobre el autocuidado. Sabemos lo estresantes que son estos tiempos y cuántas responsabilidades tenemos las mujeres.

Las latinas somos el centro de nuestras familias. Somos el sol del sistema solar que llamamos familia. ¡No hay que negar esto, porque es la verdad!

¡Sabes muy bien que estás trabajando a tiempo completo, cuidando a tu mamá, y a tus hijos, que tu viejo no se deja que lo controles…que tu sobrino está abandonando la escuela secundaria, y que temes por su vida.  Sabes que estas «verdades son evidentes».

Pero ¿qué si en medio de este DESMADRE por el cual estamos pasando, hay un amanecer de una nueva época?  (Y no me refiero a la nueva Epoca del Acquario.) ¿Qué pasa si el amanecer de esta nueva época las latinas realmente nos dedicamos a cuidarnos bien?  ¿Qué pasa si el significado de “cuidarse bien” quiere decir más que comprar ropa bonita, salir a la hora feliz con nuestras amigas, o ir a que nos peinen en el salón de belleza?

Mi esperanza para ti y para mi

Mi esperanza es que el autocuidado para ti y para mí signifique el cuidar de nuestros cuerpos, nuestras mentes y nuestros espíritus, incluso comer alimentos deliciosos y saludables, que podamos celebrar con muchas ganas, pero a su medida, que nos y guste verdaderamente el mover nuestros cuerpos, sentir alegría en lugar de un sentido de deber al hacer “ejercicio”. Que volvamos a bailar porque queremos gozar, pasear en bici cómo cuando éramos chicas o salir a caminar por la naturaleza con nuestras familias.

Crisis y oportunidad

¿Qué pasaría si las que sobrevivimos esta pandemia, encontraríamos una oportunidad?  ¿Qué si esta dolorosa época nos despertara a llegar a ser verdaderamente fuertes, saludables, y, sí, FREGONAS por no decir CHINGONAS?   ¿Qué les parece si desarrollamos los ovarios y la confianza para exigir que nos paguen lo que valemos? ¿Y qué pasaría si dejamos de creer lo que el mercado de consumo masivo nos dice sobre quiénes somos, cómo deberíamos portarnos y cuánto deberíamos pesar? ¿Qué si reclamamos nuestro valor, tanto como nuestra salud?

Vamos a mandar a las dietas a la fregada y vamos a reclamar nuestro poder de ser fuertes y saludables, y PODEROSAS.  A decir la verdad cuando declaramos que, «Somos fuertes.  Somos sanas. Somos latinas. «

Puedes inscribirte aquí para recibir nuestra últimas noticias

Inscríbete ahora mismo.

¿Ya tienes cuenta? Inscríbete aquí


O Inscíbete con otra cuenta de social media:

Twitter  |  Facebook  |  Google